Ministry of Sound

El reto de Dolby: Atmos en los clubs

Ministry of Sound
Fotografías: Luke Dyson

 

11 de Diciembre de 2015. Ministry of Sound abre las puertas de su club londinense en un evento privado en el que se convoca a la prensa. El motivo, la presentación de su colaboración con Dolby para el desarrollo de una serie de pruebas en el que se introduciría el primer sistema de sonido Dolby Atmos en un club. La colaboración favorecería a ambas marcas. Por un lado Ministry of Sound daba el paso al desarrollo de nuevas tecnologías que le permitiesen explorar otros campos de facturación y por el otro, Dolby tendría un perfecto campo de pruebas donde desarrollar sus sistemas.

Mucha gente se preguntaba la diferencia entre este sistema y los sistemas tradicionales, ya que quizás las experiencias musicales en sistemas multicanal más allá del estéreo no han llegado a tener la popularidad deseada (A pesar de tener una categoría propia en los Grammy). ¿Se trata de mejores altavoces?, ¿Se trata de un sonido más definido? Y es que es difícil responder a cuestiones sin entender de dónde viene el concepto.

Básicamente el sistema Dolby Atmos está dedicado a posicionar sonidos en el espacio a través de una serie de altavoces colocados en las partes frontal, trasera, izquierda, derecha y en el techo. Pero para entender cómo se ha llegado hasta este punto hay que entender que el desarrollo y estandarización de este tipo de sistemas de sonido se ha producido en la industria cinematográfica a lo largo del siglo XX.

Tras el desarrollo estéreo, lo primero que Dolby llegaría a estandarizar como sistema de sonido envolvente para salas cinematográficas fue el sistema 5.1. Con el 5.1 lo que se pretendía era generar más dimensión espacial que permitiese jugar con los elementos sonoros de la película que se ven en pantalla; y los que no se ven, pero que pueden ser necesarios. Así, a parte de tres canales centrales (Izquierda, derecha y centro) tras la pantalla, se añadieron tres canales más, izquierdo trasero, derecho trasero y subwoofer para potenciar los sonidos graves. Con esta base se trabajó para los sistemas 7.1, 9.1 y 11.1 que añadían más altavoces a la configuración espacial del sonido…hasta la llegada de Atmos. La novedad de Atmos consistía no sólo en la introducción de más altavoces en el techo, sino un sistema que permitiría posicionar sonidos en los altavoces a través de simples metadatos de posicionamiento. Un simple movimiento con un jostick sería suficiente para posicionar un sonido de helicóptero que recorriese los altavoces según el movimiento que se apreciase o adivinase en las pantallas.

Pero volvamos al 11 de Diciembre. Gabriel Cory, ingeniero responsable del producto de Dolby, explica junto a Yousef las características de este sistema adaptado del cine al mundo de la música y los DJ’s. Para lograrlo, la compañía de San Francisco desarrolla durante un año un software de control que permite reproducir y mezclar dos canciones con hasta 22 pistas de audio separadas, todo en tiempo real. El aspecto de dicho software, se asemeja a cualquier otro tipo de software de DJ en cuanto a la simpleza y claridad del diseño, pero con la diferencia que lo caracteriza. Esta diferencia está en la parte superior central. Allí encontramos una superficie rectangular con objetos redondeados con un número y un color sobre ellos, además de tener un tamaño cambiante. Estos objetos corresponden con los 22 stems disponibles en cada una de las dos pistas para lanzar sobre el rectángulo.

El movimiento de estos objetos puede secuenciarse o bien ser hecho en directo, lo que aplica nuevas posibilidades de improvisación creativa (Con el inconveniente de no disponer de una configuración Atmos de monitores a la hora de hacer el directo). Un procesador instalado unirá el sistema de sonido ya incluido en la sala con los altavoces extra instalados para la reproducción de los metadatos de posicionamiento del sonido y su distribución por los altavoces.

Para realizar un set de estas características, la música necesita estar mezclada y adaptada al sistema, lo que implica que la persona que quiera pinchar en una sala con esta tecnología deberá haber hecho la mezcla previa en una sala homologada por Dolby, lo que implica recursos adicionales.

Tras la primera demostración de Yousef y la presentación oficial de una serie de noches que llevarían a varios DJ’s a Ministry para pinchar en Atmos, surgirían las preguntas. ¿Pueden estar todos los DJ’s preparados para pinchar su música en Atmos?, ¿Obtendrá este sistema la atención del público? Todas ellas necesitarían cierto tiempo para ser contestadas. Ahora, y tras cuatro meses de pruebas se empiezan a sacar tímidas conclusiones.

La noche del sábado 23 de Abril de 2016 llevó al club un Line-up de una calidad incontestable dentro de la estrategia de probar diferentes tipos de artistas en el nuevo sistema. Lleno total. Mixmaster Morris en el Loft, Awesome Tapes from Africa en la 103 y DJ Harvey en la sala principal fueron los nombres destacados de la noche. El primero consiguió reunir en su sala a un nutrido grupo de japoneses, país donde Morris tiene un gran número de seguidores, que no se moverían de la sala hasta que dio por finalizado su set cerca de las 5 de la madrugada. El segundo por su habilidad al pinchar viejas cintas del oeste de África en un set que dejaría el listón bastante alto, no sólo por la técnica sino por la calidad de la música presentada, y el tercero por su vuelta a Ministry tras años sin pinchar en el club. De los tres, sólo Harvey pincharía en Atmos pero, por encima de la tecnología, la protagonista sería la buena música.

Y es que el propio DJ londinense renunció a última hora a utilizar el sistema debido a la falta de tiempo de preparación de su set en los estudios de Dolby. Pese a todo ello, al público parecía no importarle demasiado la identificación de los aspectos técnicos, concentrado quizás en la propia música más que en la forma de transmisión del sonido. ¿Significa esto que Atmos no es importante para el público y que no llegarían a ser capaces de identificarlo? No necesariamente. Si bien es cierto que es difícil localizar en el espacio ciertos sonidos con la cantidad de elementos que componen determinadas canciones, también es cierto que los artistas no están exprimiendo todo lo que se puede hacer con esta tecnología y que quieren ser cautos con el trabajo desarrollado en ella.

En palabras de Flux Pavillion: “Los DJ’s están utilizando esta tecnología para hacerla sonar a lo grande, más que hacerla técnica. Lo que no puedes hacer es lanzar todo el sonido a la parte trasera de la sala ya que la gente que se encuentra en la parte delantera pensaría ¿A dónde se ha ido todo el sonido? Además tampoco quieres añadir efectos que queden cutres”. Incluso desde Dolby hablan de limitaciones generadas para que el usuario del sistema no convierta Atmos en un arma sónica capaz de derretir los cerebros de los asistentes.

Sea por estas limitaciones u otras, lo cierto es que parte del público que asistió las noches anteriores notó Atmos como algo sutil, adjetivo que no refleja la realidad de un sistema con tanto poder. ¿Hay DJ’s o estilos de música más adecuados y otros menos para este sistema? El propio Flux Pavillion responde a la pregunta cuando dice “No sólo Richie Hawtin debería estar usando esto. Este sistema es perfecto para toda la música electrónica en general”.

Dependa o no de los DJ’s o de sus estilos de música, todavía son pocos los artistas que lo han utilizado y por el momento no ha habido ningún artista que haya podido hacer más de 3 sets diferentes con él o que haya dispuesto del suficiente tiempo de preparación para ofrecer un set largo, lo que dice mucho de la limitación que se ha tenido hasta el momento por motivos obvios. Otra de las buenas razones para confiar es que la mayor parte de la música pinchada en las sesiones de Ministry han sido adaptaciones de estéreo a Atmos y no canciones compuestas específicamente para ello, lo que ha marcado una gran diferencia de percepción por parte del público. Hacen falta muchas más pruebas y un mayor conocimiento producido por las horas de diseño en el estudio y de posteriores pruebas en el club para comprobar las verdaderas capacidades del sistema.

Lo que se puede dar por probado estadísticamente hablando es que Dolby Atmos está funcionando para Ministry of Sound como un reclamo, y que la gente mantiene su deseo de ver diferentes artistas y escuchar lo que son capaces de crear con esta tecnología. Los siguientes en sacar sus conclusiones y de intentar exprimir el sistema serán Switch y Doorly el sábado 21 de Mayo, y en el futuro se podría contemplar la posibilidad de contar con Digweed, Carola, Beyer…y por qué no, Mr. Hawtin. Esto tan sólo acaba de empezar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.>

ACEPTAR
Aviso de cookies