El eterno debate entre lo digital y lo analógico

Desde que comenzó la revolución tecnológica en el mundo de la electrónica, cada vez más djs deciden cambiar los vinilos por otros formatos digitales.

La comodidad y la versatilidad que ofrece la música en digital es uno de los principales motivos por los que muchos artistas apuestan por las últimas tecnologías.

La forma en la que consumimos música ha cambiado drásticamente en las últimas décadas. La llegada de internet lo cambió todo, consiguiendo traspasar fronteras más fácilmente y dando la posibilidad a muchos artistas que antes no la tenían de darse a conocer.

El debate sobre formatos enfrenta a considerables artistas. Algunos, incluso, han llegado a desprestigiarse y etiquetarse entre ellos mismos señalando abiertamente al que mezcla con cd o controladora, y no con unos tocadiscos convencionales. Algo que no contribuye en absoluto a que la escena electrónica mejore.

A veces nos cegamos tanto con el tema que perdemos la perspectiva de lo realmente importante: la música. Y es que, por encima del formato que utilice un artista, su técnica, su selección musical y la forma con la que conecta con el público es lo que realmente marca diferencia entre un artista y otro.

Los que comenzamos hace muchos años sabemos muy bien el sacrificio que suponía encontrar nueva música. Teníamos que recorrer numerosas tiendas de discos (a día de hoy la mayoría cerradas) para encontrar la música que nos gustaba.

Pero los tiempos han cambiado. Quizás esa magia y exclusividad que existía antes se ha perdido, pero no todo son desventajas. Por ello, en este artículo hablamos sobre las posibilidades que ofrece el vinilo frente al digital:

Vinilos

Los partidarios de este formato defienden con convicción que es la esencia de las mezclas y que el sonido es mucho más cálido.

La calidad del sonido analógico en equipos de alta fidelidad y en salas grandes sí puede marcar la diferencia pero, esto tampoco es una verdad absoluta. La calidad de la grabación del vinilo y su estado son elementos importantísimos que afectan de igual manera.

Es cierto que para muchos, el sonido en vinilo en una sala se percibe más redondo y cálido. Esto tiene también una explicación física que no ocurre con el digital: el sonido analógico que sale por los altavoces se retroalimenta de nuevo a través de las agujas de los platos y genera una sensación sonora diferente.

Por último, no podemos olvidar que música se puede tocar. Las portadas dan mucha información, y también hay mucho de romanticismo en cuanto a esto, que hace que un dj que usa vinilos se encariñe de discos concretos.

Desventajas

  • Hoy en día es más complicado encontrar música nueva en formato vinilo. La mayoría de sellos apuestan firmemente por lo digital. El vinilo no les resulta tan rentable y solo en algunos casos sacan algunas pequeñas tiradas, pero con un número de copias muy inferior al de hace años.
  • Una complicación añadida es que en muchas salas ya no están equipadas con un equipo de tocadiscos o tornamesas, y esto se convierte en verdadero quebradero de cabeza para muchos djs cuando llega el momento de su actuación.
  • El espacio que requiere acumular la música en vinilo frente al digital, y su transporte también es una de sus desventajas.
  • Cada vez es más complicado encontrar música en vinilo actual para realizar una sesión completa de un estilo.

Digital

Mezclar en digital, a priori, puede parecer más sencillo para alguien que está comenzando. La forma de sincronizar dos canciones es más fácil que en vinilos, ya que las controladoras y mezcladores de cd cuentan con sistema de detección de los BPM, y el tan polémico boton de sync, que lo hace de forma automática.

Pero resumir que mezclar música se limita a sincronizar la velocidad de dos canciones para que suenen a los mismos BPMs (tempo), es una perspectiva bastante pobre de lo que en realidad es una sesión.

El formato digital permite abanico de posibilidades creativas mucho más amplio con el que poder exprimir la música y darle un valor añadido en una sesión.

Desventajas:

  • La forma tan rápida que consumimos música provoca que no la valoremos tanto. Esto sin contar, por supuesto, con todas las descargas ilegales que muchos artistas, incluso profesionales, realizan y que afectan directamente a sellos y productores, que no reciben las ganancias por sus derechos.
  • No se dispone de tanta información y se pierde el romanticismo de ver y saborear una portada. Se pierde el contacto físico con un disco.
  • Un archivo almacenado en un pen drive puede dañarse y arruinar el set. No sería la primera ni la última vez que ocurre.
  • El formato digital y la globalización de la música también provocan que la música entre un artista y otro sea más parecida que antes. Muchos recurren a las principales plataformas en las que Dj Charts y playlists marcan mucho más la tendencia que antes.
  • Un sonido más plano en la sala. Este tema genera mucha controversia y no todo el mundo llega a apreciar esta diferencia sonora.

Conclusiones

Como comentaba más arriba, no existe una verdad absoluta. Cada artista utiliza las herramientas y formatos con los que más cómodo se encuentre. No se puede afirmar que un formato es mejor que otro, simplemente son diferentes.

Ambos formatos deben convivir y perdurar. Por mucho que evolucione la tecnología, la esencia será siempre el vinilo, y esto no debe perderse nunca. Aún así, tampoco debemos dejar de lado los avances tecnológicos aplicados a la música electrónica. Estos nos ofrecen nuevas e interesantes posibilidades.

¿Y tú, qué opinas? ¿Con qué formatos trabajas?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.>

ACEPTAR
Aviso de cookies